(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Kacike Journal"

Estilo Patana: propuesta para un nuevo estilo 
ideografico en el extremo mas oriental de Cuba 

Divaldo Gutierrez Calvache 

Grupo Espeleologico Pedro A. Borras, Cuba 
Rasco Fernandez Ortega 

Grupo Espeleologico Fernando Ortiz, Cuba 

Jose Gonzalez Tendero 

Sociedad Epeleologica de Cuba 

Hacer ciencia es buscar patrones repetidos 

-Robert H. McArthur 



Introduction 

El analisis detenido e historico del uso del termino Estilo en el estudio del arte rupestre 
cubano demuestra que, si bien dicho termino ha sido utilizado con abundante regularidad, 
su aplicacion en la mayoria de los casos no se ajusta a la aceptacion lingufstica que tiene 
el vocablo dentro del espectro terminologico de la arqueologfa moderna desde los 
tiempos de Cruxent e Irving Rouse hasta hoy. De ahf que, a pesar de su frecuente 
presencia en la literatura rupestrologica nacional, no exista hoy un solo especialista o 
investigador capaz de definir cuantitativamente los estilos presentes en el arte rupestre 
cubano. [1] 

El problema anterior viene dado porque el uso del termino estilo ha sido en su forma mas 
simple o primaria "Como forma particular, personal o propia de hacer o confeccionar 
algo", de ahf que nab nan tantos estilos como ideogramas rupestres. Sin embargo, aunque 
etimologicamente valido este enfoque carece de cualquier valor cientifico en el campo de 
la arqueologfa, puesto que no permite la comparacion, referenda u otras acciones 
encaminadas a la obtencion por parte de los investigadores de relaciones significativas, 
ya, sean de semejanza o diferencia entre sus propositos de estudio y los estilos 
"definidos" con anterioridad. Esto, como es logico, refleja que usted sabe muy poco de lo 
que esta hablando, puede ser el principio del conocimiento pero no se acerca ni 
someramente al estado de ciencia. [2] 



Antecedentes de los problemas teoricos en el concepto de estilo en el arte 
rupestre cubano 

Teniendo en cuenta lo anteriormente comentado desde hace algunos anos venimos 
tratando de formar un criterio de estilo para el arte rupestre cubano que resista el 
intercambio entre estaciones a el asignadas sin discrepar en terminos morfologicos e 
ideologicos. Este esfuerzo, junto al intercambio y discusion con miembros de nuestro 
grupo de trabajo y otros investigadores del tema, nos estimulo a publicar nuestro trabajo 
"Los Estilos Pictograficos en Cuba. Reflexiones Metodologicas" (Gutierrez, 1994a) 
donde exponfamos al ambito arqueologico nacional nuestro criterio sistematico en la 
formulacion de estilos en el arte rupestre cubano. En ese entonces planteamos que en 
nuestra opinion el termino estilo para la arqueologfa implica una unidad de sintesis que 
permita al investigador la definicion y dominio de, al menos, un grupo importante de 
atributos y relaciones significativas de semejanza entre e intra los motivos o disenos que 
conforman o pertenecen al estilo en cuestion, garantizando asi la ubicacion y definicion 
de otras estaciones dentro de algunos de los estilos fundamentados bajo esta concepcion 
teorica. [3] 

En nuestro trabajo (Gutierrez 1994a) exponfamos que, entre las relaciones de semejanza 
que se hacia necesario aislar en nuestras estaciones rupestres para definir estilos como 
unidades de sintesis, se encontraban la funcion, el uso y la significacion de los disenos 
presentes en una estacion tipo o cabecera, los que debfan repetirse en un alto grado de 
coincidencia en las demas estaciones homologas a la estacion tipo. Asi mismo, 
reconociamos que una de las dificultades mayores de esta postulacion sistematica la 
ofrecia el hecho de que, en muy pocas oportunidades, las investigaciones del arte rupestre 
cubano realizadas hasta hoy, reflejan haber tenido, dentro de su metodologfa de 
investigacion, el proposito de garantizar el rescate de los subsistemas que conforman la 
produccion simbolica de las poblaciones aborfgenes cubanas, ya que, a pesar de que un 
concepto generico de estilo que no considere las variaciones dentro de los conjuntos, no 
puede aportar diferencias etnicas, la busqueda incesante y meticulosa de las variaciones 
de nuestras estaciones rupestres en el camino para la diferenciacion correcta de nuestros 
estilos ideograficos pues estilo mide variabilidad (Consens, 1991) o, mas aun, 
variabilidad limita estilo (Gutierrez, 1994a), aceptando que para nosotros la variabilidad 
no es siempre morfologica puesto que un mismo signo puede poseer mas de una categoria 
funcional o semantica de diferentes grupos o pueblos. Dicha modification no se refleja 
morfologicamente, es ideologica y no se simboliza iconicamente, pues la expresion 
simbolica no es propiedad del signo, sino de un sistema conformado por varios 
subsistemas como son: distribution de las estructuras, asignacion de espacios, seleccion 
de materias primas, disposicion en la estacion o en el conjunto, definicion de sus signos 
vecinos, sustrato de realizacion, tecnicas de ejecucion, etc. A estos otros subsistemas se 
les asignan dentro del grupo ejecutor determinadas propiedades no precisamente fisicas y 
son las que en la mayoria de los casos dan al signo su verdadera significacion. [4] 

Basta senalar como valor al principio metodologico que implica la definicion y busqueda 
de los subsistemas antes mencionados en las investigaciones del arte rupestre, los 



resultados obtenidos por Leroi-Gourhan (1958) al hallar en varias estaciones el arte 
rupestre franco-cantabrico una relation directa e intencional entre figuras zoomorfas de 
diferentes especies y las diferentes partes de las cuevas donde se encuentran dichas 
estaciones. [5] 

Todo lo anterior nos demuestra la necesidad de hacer un esfuerzo y trascender los tonos 
descriptivos que nan marcado la investigation del arte rupestre cubano y acontecer el 
rescate e interpretation de los subsistemas tecnologicos e ideologicos ocultos, detras de 
cada conjunto, estacion o area rupestrologica del pais, pues son estos y no otros los que 
aportaran information social sobre el grupo ejecutante, lo cual se traduce necesariamente 
en formas estilfsticas, ya que estas y sus resultados son las que caracterizan la concepcion 
y costumbres ideograficas de estos agrupamientos humanos dentro de la produccion 
simbolica, ideologica y la superestructura de nuestras comunidades prehistoricas. [6] 

En lo dicho hasta ahora se hace palpable que nosotros no entendemos como se puede 
seguir "postulando" unidades de sintesis - estilos - sin tener en cuenta los rasgos 
personales del contexto, asi como los presupuestos filosoficos que son el fundamento de 
cualquier taxonomia cientifica. [7] 



Definition teorica del concepto de estilo en el arte rupestre cubano 

Como ya hemos expresado con anterioridad nuestro concepto se basa en que Estilo es una 
unidad basica de sintesis, por lo que con esta palabra designamos o agrupamos un 
conjunto de caracteres ideograficos aislados en una estacion tipo o cabecera, conjunto de 
caracteres que se repite en otras estaciones. En la estacion cabecera y en las estaciones 
homologas se incluyen otros caracteres, como modo, forma, asignacion de espacio, 
distribution de las estructuras, materiales de ejecucion, categoria, dinamica, tecnicas de 
ejecucion y otras, reflejando asi la generalidad de las costumbres referentes a la 
produccion de arte rupestre poseidas por un pueblo o grupo durante un perfodo de su 
historia. [8] 

Bajo esta concepcion un estilo, segun nuestra propuesta, se corresponde bastante con el 
uso que dan al termino J.M. Cruxent e Irving Rouse (1965), con la diferencia 
significativa de que estos investigadores lo aplican al estudio de las tradiciones ceramicas 
y nosotros al contexto del arte rupestre. Nuestro concepto de estilo no debe ser 
confundido con los Tipos de otros autores (p.ej. Nunez Jimenez, 1975, Gutierrez, 1994b) 
pues todo grupo social debera poseer normalmente un estilo en su produccion simbolica 
durante un perfodo de su historia, excepto en los perfodos de contamination o transition 
de estilos, que en la mayoria de los casos se vincula a los procesos de modification 
tecnologica en los modos de produccion. Por otro lado, todo grupo usa generalmente 
varios tipos de disenos para resolver un mismo problema ideografico, pero todos dentro 
de un mismo estilo; estos a su vez formaran parte de los caracteres que definen el estilo. 
Este ultimo concepto lo retomamos mas adelante a traves del ejemplo de los centinelas 
petreos. Lo anterior no implica que consideremos la agrupacion de nuestro arte rupestre 
en estilos, el fin en si mismo de las investigaciones rupestrologicas cubanas, por el 



contrario, pensamos que esta linea de investigacion debe ser el comienzo de una 
rupestrologfa que permita nuevos caminos en la interpretation mas correcta de la 
conducta social de nuestras comunidades prehispanicas. [9] 

No hemos intentado describir o fundamentar mas de un estilo de estudio actual por tres 
razones fundamentales, la primera es la necesidad de andar despacio este camino a fin de 
que los errores que surjan en la pausada aplicacion del concepto sean susceptibles de ser 
subsanados antes de que se establezcan como costumbre; el segundo es la cantidad y 
calidad de information de que disponemos en relation con las caracterfsticas (p.ej. 
Subsistemas, Funcion, Uso y Signification) de muchas estaciones del arte rupestre 
cubano, la cual es aun demasiado escasa como para permitirnos distinguir los caracteres 
que son necesarios para la individualization de un estilo; y, por ultimo, la tercera y no 
menos importante, es que el arte rupestre cubano es tan rico y variado que se hace muy 
diffcil y requiere de tiempo de estudio para lograr establecer las combinaciones y 
caracterfsticas rigidas que se supone deben sintetizarse bajo el nombre de un estilo. [10] 

De acuerdo con la costumbre generalizada en la arqueologfa americana hemos dado 
nombre al estilo (y consideramos que esta debe ser una linea de trabajo a mantener) de 
acuerdo con el de la estacion cabecera, aunque en el caso de estudio que ponemos a su 
consideration se infiere la correspondencia del estilo con un tronco lingufstico bien 
definido, no hemos querido utilizar para el estilo terminos etnograficos pues la 
experiencia nos ha demostrado que es diffcil encontrar correspondencia total entre estilos 
y etapas, estadios culturales o troncos lingufsticos en la investigacion arqueologica en 
general, por lo que cualquiera de estas nomenclaturas podrfa poseer mas de un estilo, aun 
en la misma area geografica y cronologicamente contemporaneos. [11] 

El hecho de que definamos aquf a nuestras unidades de sfntesis solamente en termino de 
estilo ideografico no significa que ignoremos todos los demas elementos que den 
information sobre el grupo ejecutante. Al tratar el estilo describimos todos aquellos 
elementos de la estructura y superestructura que han estado a nuestro alcance; al tratar el 
tema de la cronologfa del estilo igualmente hemos utilizado todos aquellos datos a que 
hemos tenido acceso, asociados a la production simbolica o a otros elementos 
arqueologicos. [12] 

Despues de la lectura de este trabajo no debe considerarse como definitivo el modelo de 
Estilo que proponemos en el mismo, sino mas bien como una hipotesis de trabajo 
susceptible de cambios en la medida en que se obtengan nuevas informaciones, pues 
aunque el estilo aquf propuesto esta basado en los detallados y profundos estudios sobre 
el area en cuestion realizados por Racso Fernandez y Jose Gonzalez (1997) y es de 
esperar que no sea modificado por la aportacion de nuevos datos, por su parte el concepto 
o modelo teorico si puede ser sometido a revision con el desarrollo de nuevas 
investigaciones, sobretodo a la hora de continuar esta lfnea de investigacion y definir 
nuevos estilos. [13] 



Breve description del area objeto del estudio 



La comunidad de disenos rupestre que definimos bajo el nombre de unidad de Estilo 
Patana se encuentra distribuida en seis estaciones rupestres del territorio conocido como 
Punta de Maisi, actual provincia de Guantanamo; este territorio de aproximadamente 80 
km. cuadrados constituye el extremo mas oriental de la Isla de Cuba y se puede enmarcar 
en el territorio limitado al norte por Punta Silencio, al sur por Punta Caleta, al este por la 
Punta de Quemados y al oeste por las cuencas de los rios Yumuri al noroeste y Caleta al 
sudoeste. Este territorio ha sido tipificado como un territorio semiarido (Diaz, A. et. al. 
1982) debido a las bajas y pocas precipitaciones que ocurren alii durante todo el ano, 
fundamentalmente en la franja mas cercana a la costa, donde los promedios de lluvia 
anuales no sobrepasan los 800 mm. y en el perfodo de seca (noviembre - abril) no llegan 
a los 200 mm. por ano; esta condition climatica como se vera mas adelante tiene una 
importancia capital en la conception del arte rupestre de esta localidad. Por su parte, los 
vientos en la region soplan fuerte con predominio de los vientos alisios del este y el 
nordeste. [14] 

La vegetacion en las zonas costeras es de matorrales subarbustivos, pero en general la 
vegetacion es semidesertica, caracterizada por la presencia abundante de Ritterocereus 
hystrix. [15] 

Las caracterfsticas climaticas y de vegetacion nan provocado un complejo faunistico en el 
area muy peculiar, caracterizado por la abundancia de moluscos, insectos y reptiles, no 
asi de mamfferos, los cuales se limitan a una escasa representation donde predominan las 
jutias (Capromys sp.) [16] 

La region en general es un area carsica; este carso fue tipificado por primera vez como un 
Merocarso con 100 m de acuffero activo (Molerio, L. 1974). El patron de las 
carsificaciones del macizo los constituye el agrietamiento y la estratificacion del mismo. 
La relacion del buzamiento de las rocas carbonatadas de la formacion (Fm.) Punta de 
Maisi, caracterizan al macizo en relacion con el drenaje como de un carso conforme 
(Molerio, F. 1974). [17] 

Geologicamente la Fm. Punta de Maisi, descrita por Taber en 1943 (en Cobiella, et. al. 
1984) esta compuesta por calizas organogenas, detrfticas y margas que en ocasiones son 
muy masivas, de color crema o bianco y criptocristalinas con una edad bastante amplia 
desde el Mioceno Medio al Cuaternario. Esta composition de la formacion la caracteriza 
como un complejo carbonatado terrfgeno. [18] 

fig. 1. Mapa de Localization de Punta de Maisi 



I i 

satsa a Pom Ai \t 




fig. 2. Mapa Geologico de Punta de Maisi 



it I . "r M I ' 




t5 km 



Molerio, F. (1974 ) y Guerra, M. (1991) a partir de los dos hiodrogramas del Rio Maya 
han definido en el tiempo, el espacio ocupado por el acuffero que drena a esta effmera 
corriente fluvial, por lo que de acuerdo con la Asociacion Internacional de Hidrogeologos 
de la UNESCO (IAH) y el Mapa Hidogeologico de Cuba, a escala 1: 1000 000; la Meseta 
de Maisf se puede definir como un Acuffero Fisurado Carsico. [19] 

Geomorfologicamente el carso de Punta de Maisi se encuentra en una region 
morfoestructural correspondiente a bloques neoplataformicos, neotectonicos activos. Por 
sus relaciones con el buzamiento de los estratos, entre 3 grados y 8 grados de inclinacion 
(Cobiella, et. al. 1984), lo que la tipifica como meseta, criterio seguido por la mayoria de 
los investigadores; denominandose entonces Region Morfoestructural Meseta de Maisi. 
Sin embargo, mas recientemente Jaime, E. et. al. (1991) y Jaimez, E; Gutierrez, D. (1993) 
reportaron en la Caverna de la Patana buzamientos de hasta 20 grados, valor que utilizan 
para discutir el termino de meseta hasta ahora utilizado y renombrar al area como 
Altiplanicie. Nosotros, aunque de acuerdo con el cuestionamiento anterior, pues 
evidentemente estos valores de buzamiento (20 grados) muestran una actividad 
neotectonica mas acorde con los solevantamientos reportados para el area, de acuerdo 
con la altitud actual de sus terrazas marinas, pensamos que las investigaciones 
geomorfologicas y carsologicas de la region deben continuarse en el futuro, a fin de 
definir con precision sus caracterfsticas morfoestructurales. [20] 

Hacia el oeste del macizo y proximo al limite de la region se desarrolla un area no 
carsificada, constituida por rocas correspondientes al piso estructural del basamento 
plegado (Pg3-2; Pg3), y que morfotectonicamente se corresponden con los macizos 
continentales, asi como relictus del arco volcanico cretacico, compuestos por rocas 
vulcanogeno-sedimentarias y del complejo ofiolftico, lo que demuestra la compleja 
estructura geologica de la region. [21] 

Desde el punto de vista espeleologico Jaimez, E. y Gutierrez, D. (1993), estudiaron y 
demostraron que contrariamente a cualquier otra suposicion la Caverna de la Patana y la 
mayoria del cavernamiento abierto en la region, son espeluncas formadas en la zona de 
mezcla entre las aguas meteoricas y de saturacion, o sea, cuevas morfogeneticamente 
piezogenas y, en otros casos, cuevas abrasivogenas, abiertas por la accion abrasiva del 
mar en los acantilados costeros. Esta combinacion de tipos morfogeneticos la definen 
como una region Eusubtectonica, afectada por los levantamientos poslaramicos, con un 
estilo tectonico de interaction interplaca y solevantamiento, lo que ha permitido en el 
tiempo, el desagiie y elevation de un numero importante de cuevas, solapas abrigos 
rocosos y cavernas. [22] 



Discusion sobre las caracteristocs rupestrologico del estilo Patana 

Como ya hemos expresado nuestra unidad basica clasificatoria en el Estilo, palabra con la 
que designamos un conjunto de caracteres rupestrologicos aislados en una estacion tipo o 
cabecera, conjunto de caracteres que se repiten en otras estaciones homologas, reflejando 



asi la mayoria de las costumbres referentes a la ejecucion del arte rupestre posefdas por 
un pueblo o grapo durante un perfodo de su historia. [23] 

Teniendo en cuenta lo anterior y a partir de los estudios mas recientes del arte rupestre de 
la region de Punta de Maisi (Jaimez, E. et. al. 1991; Gutierrez, D. 1991a; Fernandez, R., 
Gonzalez, J. 1997), se puede decir que estamos en condiciones teoricas, practicas y de 
conocimientos para caracterizar y definir por primera vez para Cuba un estilo 
rupestrologico segun los criterios de estilo propuestos por Gutierrez, D. (1994a). Esta 
definicion se realizara bajo el criterio metodologico de que estilo es una unidad de 
sintesis aglomerativa de los rasgos de semejanza y diferencias existentes entre los disenos 
de varias estaciones de arte rupestre dentro de un marco espacial y temporal bien 
definido. [24] 

Sobre la estacion tipo o Cabecera 

La localidad tipo o cabecera de este estilo la constituye la cueva conocida como Cueva de 
los Bichos o Cueva del Cemi, abierta en el extremo sudeste del cuarto nivel de terrazas 
marinas emergidas de Punta de Maisi; dicha cueva se puede ubicar en los 20 grados 15' 
30" de LN y los 74 grados 12' 17" de LW. [25] 

fig. 3. Croquis parcial de la Cueva de los Bichos 




P*:rojliro N(j. T 

Prlraghla Nd fl 



jam 



Esta cueva forma parte integral de la caverna conocida como Caverna de la Patana, la 
cual es muy conocida en el ambito espeleologico nacional, entre otras razones, por poseer 
dentro de ella una de las trampas termicas mas importantes del pais. [26] 

Dentro de esta estacion se nan localizado y estudiado ocho de los quince disenos 
petroglfficos que conforman la totalidad del Estilo Patana, asi mismo dentro de la cueva 
se encuentra el unico diseno considerado por nosotros como un diseno contaminante, por 
no ajustarse a los caracteres definidos para el estilo, lo que quedara explfcitamente claro 
mas adelante. [27] 

Sobre las estaciones homologas 

Ademas de la estacion tipo o cabecera, hemos considerado perteneciente al Estilo Patana 
todas las otras estaciones rupestres del area de Punta de Maisf. El que conceptualmente 



todas las estaciones rupestres conocidas hasta hoy en el area objeto de estudio puedan ser 
incluidas dentro de la concepcion teorica y metodologica del Estilo Patana, atendiendo a 
que las caracteristicas de los ideogramas que se encuentran en ellas son afines con las 
aisladas en la estacion tipo o cabecera, es sin lugar a dudas un elemento de suma 
importancia a la hora de enjuiciar esta propuesta estilfstica y metodologica. Estas 
estaciones homologas se pueden enumerar de la siguiente forma. [28] 

■ Cueva del Jagiiey 

La estacion esta ubicada a 23 m sobre la Cueva de los Bichos y, al igual que la anterior 
forma parte de la Caverna de la Patana. En esta estacion se encuentran dos de los quince 
disenos asociados al estilo, sus coordenadas geograficas se corresponden con las de la 
estacion tipo. [29] 

fig. 4. Croquis parcial de la Cueva del jagiiey 



PetrogiitoNo 2 




PaSrogljfo No. 1 



1 i- m 
— i 



m Solapa de la Careta En una pequena grata o solapa de 50 m de largo, abierta en el 
farallon de la cuarta terraza marina, a unos 3 500 m al norte de la Cueva de los Bichos, en 
la cota de los 90 m sobre el nivel del mar, y puede ser ubicada en los 20 grados 20' 02" 
de LN y los 74 grados 1 1 ' 52" de LW. Dicha solapa guarda en su interior dos de los 
disenos asociados a este estilo. [30] 



fig. 5. Croquis de la Solapa de la Careta 






Pelrogllfo No. 2 
Petroglifo No. 1 




■ Solapa de la Rana Esta estacion constituye un abrigo rocoso de apenas 7 m de largo 
que esta ubicado a unos 1 500 m al oeste noroeste del faro de Punta de Maisi, en el 
primer nivel de terrazas marinas, y se puede ubicar en los 20 grados 14' 03" de LN y los 
74 grados 1 1 ' 44" de LW. Una estalagmita que se encuentra en su misma boca alberga el 
unico diseno ideografico de esta estacion y uno de los quince pertenecientes al Estilo 
Patana. [31] 

fig. 6. Croquis de la Solapa de la Rana 




Petroglifo Wo. 1 



5 JTK 

-J 



■ Solapa de Baga Esta estacion es un abrigo rocoso de 16 m de largo, abierto a unos 3 
000 m de Punta de Maisi y a unos 600 m de la dolina de disolucion y desplome conocida 
como Pozo Azul; dicha solapa se puede ubicar en los 20 grados 15' 00" de LN y los 74 
grados 11' 51" de LW. En ella se encuentra uno de los disenos pertenecientes al Estilo 
Patana. [32] 

fig. 7. Croquis de la Solapa de Baga 



^ — +- i 
p afrcg.':ro t-lo 1 



i_ 



5 fn. 



■ Solapa de Pozo Azul Esta localidad es una pequena dolina de disolucion y desplome 
inundada parcialmente, de unos 15 m de diametro, y esta abierta en los 20 grados 15' 16" 
de LN y los 74 grados 12' 09" de LW. En ellas se puede encontrar uno de los quince 
disenos asociados al Estilo Patana. [33] 

fig. 8. Croquis de la Solapa de Pozo Azul 




/ 

Peucghb Na 1 



15m 



Tabla No. 1. Distribution de los disenos asignados al Estilo Patana 



ESTACION 


CANTIDAD DE 
GRAFIAS 


Cueva de los Bichos 


8 


Cueva del Jagiiey 


2 


Solapa de la Careta 


2 


Solapa de la Rana 


1 


Solapa del Baga 


1 


Solapa de Pozo Azul 


1 


TOTAL DE GRAFIAS 


15 



Grafico No. 1. Representation Porcentual de la Distribution de los disenos afiliados 

al Estilo Patana 



Solapa de Pozo 
Azul 

7% 



Sob pa del Baga 

7% 



Solapa de la Rana 

7% 



Solapa de la Caret* 
13% 



CueuadelJaguey 
13% 




Cueva de los 
Bkhos 

S3% 



Sobre la tecnica de ejecucion 

Los quince disenos o graffas pertenecientes al Estilo Patana pueden incluirse dentro del 
concepto definido en la literatura con el termino Petroglifos (Nunez, A. 1975; Gutierrez, 
D. 1991b), acepcion que agrupa a todos aquellos disenos del arte rupestre que hayan sido 
realizados mediante las tecnicas de percusion, incision, raspado o rayado de una 
superficie rocosa, y donde no se haya utilizado ningun tipo de colorante o pintura; este 
termino y su definicion fueron aprobados durante las sesiones del Tercer y Cuarto 
Simposium de Arte Rupestre Americano. [34] 

En el caso en cuestion que es el de los disenos pertenecientes al Estilo Patana, se puede 
afirmar que los mismos nan sido realizados por la tecnica combinada de Percusion y 
Abrasion (raspado) y se puede incluir dentro del Grupo T-l propuesto por Nunez, A. 
(1986), definido como: Tallas de surco poco profundo, no angular (en arco) de entre 5 
mm y 1 cm de profundidad. [35] 



foto. 1. Petroglifos No. 2 de la Cueva de los Bichos 




Sobre los materiales de ejecucion 

Considerando las tecnicas de ejecucion antes expuestas es de suponer que los materiales 
(herramientas) de ejecucion utilizados por lo autores del Estilo Patana fueron 
herramientas o artefactos para cortar por percusion, artefactos para desbastar y artefactos 
para cortar. [36] 

Entre los artefactos y herramientas para cortar por percusion es mucho mas probable el 
uso de buril como instrumento principal, aunque tambien podrfan haberse utilizado las 
hachas petaloides. Respecto a estos instrumentos Herrera Fritot, R. (1964) nos dice: 

Se denominan hachas petaloides a ciertos arqueolitos del tipo comun, cuya morfologfa es 
generalmente uniforme pero con un extremo ampliamente modificado en una porcion 
ancha de borde curvo y filoso; es decir que poseen un extremo o vertice mas o menos 
agudo, conico y otro cortante usualmente parabolico, en semicfrculo perfecto o en regular 
arco rebajado que en contados casos aparecen casi rectos, perpendiculares al eje mayor 
del hacha, dando a esta un aspecto mas triangular y cureniforme que en lo normal. [37] 

En relacion con los buriles este insigne investigador continua diciendo: 

Comunmente los buriles son alargadamente husiforme con agudos extremos filosos, pero 
tambien los hay cilindricos, y aplanados con seccion elfptica, hay variedades en que un 
extremo termina en punta poco aguzada, y el otro en filo arqueado mas o menos estrecho. 
[38] 



fig. 9. Herramientas de Ejecucion A, B y C Hachas Petaloides, D Buril 




B 



1 i. 7 M.^' ■ 



D 



Por su parte, entre los artefactos para desbastar deben considerarse los conocidos 
pulidores y entre las herramientas para cortar es muy probable el uso de los cuchillos de 
silex. [39] 

Sobre las herramientas para desbastar nos dice Guarch, J.M. (1978): 

Su uso evidente fue para producir el aplanamiento de los gramos de la superficie de otros 
cuerpos duros, los que provocaron a su vez con mucha frecuencia el desgaste del 
instrumento, formando facetas en el mismo. Este trabajo lo efectuaron siendo los 
desbastadores el instrumento activo, salvo en los casos de los aparentes afiladores. Las 
formas de los llamados pulidores son muy diversas y naturales, es decir, conformadas por 
el uso, el que ocasiono que en general adquirieran formas redondeadas con facetas. [40] 

Referente a las herramientas para cortar, este mismo investigador, Guarch, J.M. (1978) 
nos dice lo siguiente: 

Como su nombre lo indica fueron instrumentos utilizados para cortar en general se trata 
de instrumentos de silex... los cuchillos y cuchillas de silex encontrados, son de diversos 
tamanos y formas, aunque presentan la tipologfa propia de estos artefactos al ser 
manufacturados por percusion...Los bordes filosos permitieron la utilization del 
instrumento para producir cortes. [41] 



fig. 10. Pulidores para Desbastar 









Sobre la asignacion de espacios 

En cuanto a la particularidad, el estilo se caracteriza porque todos los disenos a el 
asociados les nan asignados espacios subterraneos de las zonas umb rales y subumbrales; 
pues todos nan sido realizados dentro de formas negativas del relieve carsico de la region 
(cuevas, solapas, etc.), pero ninguno se encuentra ubicado en areas de oscuridad total o 
absoluta. [42] 

Sobre los sustratos de realizacion 

Todos los dibujos de este estilo nan sido ejecutados sobre sustratos rocosos secundarios 
de tipos clasicos o reconstructivos (estalactitas, coladas, mantos estalagmitas, derrumbes, 
etc.) de tipo duro, con un rango de dureza entre 3 y 4 en la escala de Mohs. No se 
encuentra ningun diseno en las paredes estructurales de las estaciones asignadas al estilo. 
[43] 



Otra caracterfstica de los sustratos utilizados es que no ha mediado una obra de 
adaptacion o preparacion del sustrato antes de la realizacion del diseno, sino que se ha 
escogido este de acuerdo con la necesidad del ejecutor para resolver el problema 
ideografico. [44] 



Sobre la dinamica 

El concepto de dinamica en el arte rupestre cubano fue introducido y definido por 
Guarch, J.M. (1980) y esta compuesto por tres categonas, que son: ideogramas limitados, 
ideogramas abiertos, que dejan segmentos lib res o inconclusos e ideogramas mixtos 
donde se combinan de forma homogenea las dos categories anteriores. [45] 

Para el Estilo Patana, la dinamica de sus disenos queda definida como Ideogramas 
Limitados, que no dejan segmentos libres o inconclusos, con un movimiento hacia un 
centro interno y un universo definido. [46] 

Sobre las categorias 

El concepto de Categoria establecido para el arte rupestre cubano es probablemente el 
que menos se ajusta en su aplicacion teorica al Estilo Patana, lo que nos hace dudar sobre 
la validez de este concepto, al menos a escala regional o estilfstica, pues para el Estilo 
Patana tendria que asumirse una categoria mixta, ya que dentro del estilo es posible 
encontrar tanto dibujos aislados, conjuntos o murales. Sin embargo, no es nuestro 
proposito aqui discutir la validez o no de este concepto, por lo que preferimos asumir 
como una caracterfstica de este estilo el hecho de que no hay una marcada definicion en 
el volumen espacial de los disenos, caracterizandose por soluciones puntuales o 
especificas de acuerdo con el problema ideografico a resolver por el ejecutor. [47] 

fig. 11. Petroglifos No. 1 de la Cueva de los Bichos 




Sobre las morfologia 

Los conceptos morfologicos mas recientes en el arte rupestre cubano y su relacion con el 
estilo como unidad de sintesis fueron expuestos por Gutierrez, D. (1994a) donde se hace 
referenda a los criterios de abstraccion, esquematizacion y estilizacion, asi como, a sus 
variantes morfologicas; realistas con rasgos, realistas sin rasgos, etc. Siguiendo estos 
conceptos se puede definir a los disenos pertenecientes al Estilo Patana como ideogramas 
estilizados, de siluetas con rasgos. [48] 



fig. 12. Petroglifos No. 2 de la Cueva de los Bicho 




Sobre la funcion 

Para nosotros funcion es la norma cultural de utilizacion especifica y muchas veces 
restringida que determina la ejecucion de un diseno ideografico dentro de un contexto 
sociocultural. [49] 

Para el Estilo Patana y los disenos a el afiliados segun nuestros criterios corresponden las 
funciones Magica y Religiosa. Lo anterior se sustenta en la alta frecuencia con que se ha 
logrado determinar la identidad entre numerosos disenos de este estilo y algunas deidades 
y cemfes del panteon mitologico aborigen de Cuba, practicandose de forma general un 
sistema de magia simpatica y de contagio, tratando los autores de lograr con su magia los 
beneficios de la naturaleza, al mismo tiempo que crefan dominar sus designios. [50] 



fig. 13. Petroglifos No. 3 de la Cueva de los Bichos (Vista Frontal) 




fig. 14. Seccion y Planta de la Cueva de los Bichos, con la posicion de los Centinelas 

Petreos 



VISTA EN PLANTA 



SECCION A -A1 



A- 




-A1 




-A1 



5.0 m 



Asi mismo la identification de varias graffas con el personaje mfstico Macocael en 
lugares que confirman la funcion antes propuesta, asf como, otras graffas que parecen 
cumplir funciones de centinelas petreos, reafirman la practica de una magia homeopatica 
o imitativa de este estilo, pues para estos aborfgenes las cuevas y solapas de la region 
debieron constituir lugares sacros, que fueron venerados, quizas al compas del 
moyohuacan durante las ceremonias rituales del areito. ^Donde rendir mejor culto a las 
deidades de su panteon mitologico, que no fuese en estos enigmaticos aposentos, alii 
donde la naturaleza hizo confluir las impresionantes condiciones de las cavernas, lo 
intrincado de los parajes donde estas se encuentran y el hecho de estar asociadas a la 



presencia de algunos depositos naturales de agua, elemento muy escaso en esta region y 
de imprescindible necesidad para las comunidades prehispanicas de las Antillas? [51] 

Sin lugar a dudas este era el paraje idoneo para que el artista - hechicero - primitivo, 
desplegara toda su imagination y creara las imagenes que aun lejos de su tierra natal, les 
amparaban y facilitaban las labores de la vida diaria de este grupo humano. Las cuevas 
eran pues, una casa esplendida para los cemfes y deidades; tengase en cuenta por ejemplo 
que en una de las cartas del almirante Cristobal Colon escrita en 1496 se puede leer lo 
siguiente: [52] 

tienen una casa para cada uno de ellos (los caciques), separada de la poblacion, en la cual 
no hay otra cosa sino imagenes de madera, labradas en relieve, que ellos llaman cemfes, 
ni en esa casa se trabaja para otro efecto o servicio sino para estos cemfes [53] 

Todas las razones antes expuestas hacfan necesaria la creation de tabues especfficos que 
regularan la entrada a dichos espacios vedados, amen de otorgarles un valor simbolico a 
las graffas que debfan suplir a los centinelas vivos; confirmation de las practicas de 
magia homeopatica o imitativa, este serfa el caso por ejemplo, de los petroglifos 
representados a pocos pasos de las entradas de las Cuevas de los Bichos y del Jagiiey 
(Fernandez, R.; Gonzalez, J. 1997). [54] 

fig. 15. Petroglifos No. 3 de la Cueva de los Bichos (Vista Posterior) 




fig. 16. Petroglifos No. 4 de la Cueva de los Bichos 




Por otra parte, el individuo que penetre en la Cueva del Jagiiey (una de las estaciones 
homologas), lo primero que encontrara sera un petroglifo cuya figura se interpone ante el 
desconocido, bloqueando su paso hacia el segundo petroglifo que representa una cara 
acorazonada, la cual hemos identificado como el numen Corocote. Todo eso nos ha 
llevado a pensar en la posibilidad de que estemos en presencia de centinelas cuya mision 
- funcion era proteger el acceso a las moradas de las deidades de estos centros 
ceremoniales. [55] 



fig. 17. Petroglifo No. 5 de la Cueva de los Bichos 




La analoga distancia entre los centinelas y los numenes, repetida en varias de las 
estaciones pertenecientes al Estilo Patana nos hace pensar en la intencionalidad que 
reafirma nuestra hipotesis. [56] 

La funcion religiosa de las graffas pertenecientes a este estilo esta sustentada en el hecho 
de que es muy probable que durante los dias en que se hacia necesaria la suplica a sus 
dioses los autores de estas llevaran a las localidades rupestre del estilo distintas ofrendas 
con que agasajarlos, pues como relata Pane (en Arrom, J. 1990): "Algun dia solemne, en 
que llevan mucho de comer, pescado, carne, o pan o cualquier otra cosa, ponen de todo 
en la casa del cemi". [57] 

La cita anterior como se puede apreciar constituye un testimonio fehaciente de lo especial 
de estas practicas; la combinacion de magia y religion, pues el hecho de realizar 
oraciones o colocar ofrendas a las deidades es en si mismo un ritual de connotacion 
religiosa, pero como nos cuenta Pane esto sucedia solo en dias determinados.[58] 

Sobre los usos 

Para nosotros uso es toda aquella funcion que pueda cumplir una graffa ademas de la que 
le esta reservada por norma de ejecucion (la funcion). [59] 

Dentro de los usos que hemos podido aislar para el arte rupestre del Estilo Patana estan el 
Topografico, el Propiciatorio y el Anecdotico, estos ademas de sus funciones magicas y 
religiosas ya argumentadas con anterioridad. [60] 



fig. 18. Petroglifos No. 6 de la Cueva de los Bichos 




fig. 19. Petroglifos No. 7 de la Cueva de los Bichos 




Desde el punto de vista topografico es muy probable que las graffas pertenecientes al 
Estilo Patana jugaran un importante papel como indicadores topograficos de la cercanfa y 
ubicacion del agua. Llama la atencion en este sentido que desde la Solapa de Pozo Azul 



(una de las estaciones homologas) hasta la Cueva de los Bichos, todas las estaciones 
rupestres coinciden con lugares donde existen depositos naturales del preciado liquido, 
pues aun en la Solapa de la Careta, donde aparentemente no hay relation alguna de este 
tipo, en epocas de lluvia se forma a pocos metros de ella un effmero arroyo de caudal 
estacional. [61] 

fig. 20. Petroglifos No. 8 de la Cueva de los Bichos 




Tengase en cuenta que aun en la actualidad las fuentes o gours que se nan formado en el 
piso de las grutas de esta region y donde habitualmente se acumula agua, sirven de fuente 
de abastecimiento no solo a los habitantes de la region, sino tambien para aquellos que en 
camino hacia la costa las visitan para avituallarse antes de iniciar sus faenas pesqueras. 
[62] 



fig. 21. Petroglifos No. 1 de la Cueva del Jagiiey 




Sin lugar a dudas estas caracterfsticas llamaron la atencion de nuestros primitivos 
pobladores y debieron senalarlas y marcarlas a fin de garantizar la continuidad de su 
explotacion, amen de convertirlas en centros ceremoniales, lo que se hace palpable por el 
conjunto de petroglifos que adornan sus interiores. En este sentido es bueno senalar que 
el uso topografico en funcion del abastecimiento de agua en el arte rupestre ha sido 
enunciado por otros auto res como por ejemplo Messmacher (1981), el cual al referirse al 
arte rupestre del Sitio de La Pintada en el estado de Sonora, Mexico nos dice: [63] 

Aparentemente presentan una definida asociacion con el agua y las pozas, significando su 
papel indicativo de la topograffa del sitio.... del examen de los cuatro estilos brevemente 
descritos se nota que solo los dos primeros se encuentran intimamente asociados a la 
topograffa del lugar. . . [64] 

En Cuba este tenia tambien ha sido tratado con anterioridad, destacandose la Cueva de la 
Pluma, Cumbre Alta, Matanzas, donde mucho de sus signos ideograficos han sido 
interpretados como indicadores topograficos de los accidentes subterraneos a superar en 
el recorrido hasta las diferentes vias de acceso de la cueva y sus fuentes de agua 
(Gutierrez, D. Crespo, H. 1991). [65] 

Para entender como podrfan ser usados los disenos ideograficos del estilo en cuestion 
como elementos anecdoticos y propiciatorios hay que partir del hecho bien conocido de 
que los grupos del perfodo de neotilizacion se asentaban mayormente en lugares 
propicios para la agricultura y la domesticacion de animales, lo cual no implica que 
obligatoriamente estas areas estuviesen cercanas a fuentes de agua permanente, como son 
algunas areas de Maisf. Aun practicando, fundamentalmente, este modo de production, el 
hombre primitivo mantenia una gran dependencia de la casa y la captura de animales de 
aquellas especies no domesticables, asi como de la pesca y la recoleccion. [66] 



Esta vinculacion a la tierra y sus frutos, ya sea por medio de la siembra o de la 
recoleccion, asi como a la lluvia, fenomeno mediante el cual se garantizaba la fertilidad 
de los suelos y la subsistencia de los animales y de la comunidad en general, obligaron a 
shaman o behique a mantener la creencia de que la representacion de deidades, 
personajes, animales o plantas le permitirfan propiciar la fecundidad humana y animal, la 
fertilidad de los campos la abundante lluvia y el buen tiempo, entre otros; de ahf el uso 
propiciatorio de los ideogramas pertenecientes al Estilo Patana. [67] 

Por otra parte, estas comunidades, en ausencia de un sistema organizado de escritura 
mediante signos y simbolos emplearon la tradition oral como recurso para perpetuar las 
hazanas, hechos historicos relevantes y enaltecer el nombre de sus mejores hijos. De esta 
forma, en los dias especificos en que se realizaba, en las tranquilas noches caribenas, la 
ceremonia del areito, las anecdotas mitologicas y los sucesos trascendentes eran narrados 
por el behique y coreados armonicamente por los demas miembros de la tribu, como 
parece recordar la secuencia del petroglifo No. 3 de la Cueva de los Bichos. [68] 

De la misma forma emplearon el arte rupestre para representar disenos que le permitieran 
evocar escenas, las cuales no necesariamente tienen que estar ejecutadas de forma tal que 
su lectura sea lineal y explfcita para todos sus lectores, este era tambien parte del arte y el 
misterio que rodeaban al brujo hacedor de las imagenes. Muchos de los caracteres 
ejecutados en el arte rupestre mundial bien podrfan tener usos anecdoticos. [69] 

Sobre la signification 

Uno de los problemas fundamentals de los estudios del arte rupestre, y quizas la tarea 
mas diffcil lo constituye la definition exacta del significante o significado de cada graffa; 
un tema sumamente complejo sobre todo en los ideogramas que se han realizado durante 
el proceso de neotilizacion y presentan un importante desarrollo abstraccionista. La 
importancia de obtener el significado puro y no abstracto de cada graffa esta dada por el 
hecho de que no en pocas ocasiones este es el camino para obtener una interpretacion 
correcta de su funcion y usos en la sociedad ejecutora. 
La importancia de la interpretacion en terminos de significacion es a menudo desestimada 
por muchos arqueologos, alejandose de este problema y considerandolo inaccesible en el 
estado actual de nuestro metodos y sistemas de investigation, considerando no en pocos 
casos que este es un ejercicio de la especulacion muy poco cientifico. [70] 

El aparente panorama abrumador que se abre ante el rescate de la significacion, sin 
embrago, no puede impedir al arqueologo aplicar sus conocimientos y buscar 
interpretaciones logicas y razonable, que, si bien pueden ser objeto de cambio cuando se 
disponga de nuevos datos, abren el camino a un conocimiento convincente de nuestro arte 
rupestre, pues si podemos, por ejemplo, aceptar el hecho de la existencia magico- 
religiosas en las poblaciones prehispanicas de las Antillas, entonces podemos y debemos 
analizar estas en busca de alguna claridad para nuestro arte rupestre y el significado que 
tuvo para la gente que lo realizo. [71] 



Esta busqueda, basada en elementos etnohistoricos aportados por los cronistas de Indias y 
en los datos que a nosotros nan llegado de los sistemas de creencias y costumbres de estas 
comunidades aborfgenes, es, sin lugar a dudas, un intento mucho mas fructifero y 
cientifico de la discusion improductiva sobre la estetica del arte rapestre. Para simplificar 
lo anterior es bueno remitirse al rupestrologo Clement Meighan, quien, en su trabajo 
Analisis del Arte Rupestre de Baja California (1978), nos dice: [72] 

Podemos describir una representation de arte rupestre de una rana, por ejemplo y 
podrfamos discutir la presencia de ranas en el medio ambiente y su lugar es la adaptation 
del hombre a la region, etc. Sin embargo es importante conocer que la rana es la esposa 
del coyote y que en ese papel la rana tiene muchos atributos y significados 
simbolicos....incluyendo la relevancia mitologica que dicha criatura tuvo en amplias 
creencias durante perfodos largos de tiempo... [73] 

En tal sentido pensamos que ignorar la significacion del arte rupestre es omitir una parte 
importante del comportamiento humano, sobre todo en las poblaciones prehistoricas, por 
lo que no podemos proponer aqui un diseno de estilo donde no abordemos juiciosamente 
la significacion de las graffas que lo componen. [74] 

fig. 22. Petroglifos No. 2 de la Cueva del jagiiey 




Los disenos o graffas pertenecientes al Estilo Patana han sido identificados en un grado 
de coincidencia con personajes de la mitologfa aborigen antillana, su significado entonces 
es para nosotros Totemico-Animista, lo cual se corresponde con la ideologfa que 
profesaban estos grupos humanos. [75] 

Entre las identificaciones que se han realizado, se encuentran graffas que representan al 
Dios aruaco Boinayel. [76] 

Desde 1947, el sabio cubano Don Fernando Ortiz planted la teoria que relaciona la deidad 
araucana de la lluvia, Boinayel, con las imagenes lloronas que aparecen representadas, 
con relativa frecuencia, en los tiestos y vasijas de ceramica recuperados durante las 
excavaciones arqueologicas (Ortiz, F, 1947). Este punto de vista, que compartimos, ha 
sido aceptado, por otros autores, hasta el presente. [77] 



fig. 23. Representaciones del Dios de la Lluvia Boinayel (en ceramica) 




Este numen aruaco, segun la mitologfa aborigen antillana nacio en el antro cavernario de 
Iguanaboina al igual que su hermano Marohu. Arrom, (1990) describe su metologfa 
como, se puede apreciar en los siguiente parrafos: [78] 

. . .es el Seiior de la lluvia. En el nombre de su madre se sintetiza, por un lado, la cresta 
dorsal cerrada de la iguana (reptil antillano), que indica el buen tiempo soleado, y como 
boina (serpiente oscura), las nubes cargadas de agua. De esta metaforizacion Boinayel 
tomo la de "Hijo de Boina", la Serpiente Parda, y por tanto de sus ojos se desprenden 
interminables hilillos de lluvia, de los que fertiliza el suelo y gracias a los cuales viven el 
hombre, los animales, el bosque, los rios y los mares, y las plantas que procuran alimento 
y salud. [79] 

En los iconos aruacos se le identifica como siames con su hermano Marohu. En otras 
oportunidades en idolillos de piedra, o en decoraciones de vasijas, o en petroglifos en las 
cavernas, por lo regular solo. Comunmente, en una u otra forma, de sus ojos se 
desprenden varias lineas que simbolizan la lluvia. Otras de su forma iconograficas 
consiste en idolos de piedra que carecen de brazos tallados en facetas, de cuyos ojos muy 
oblicuos, contorneados por profundos canaletes en el rostro, corren simbolicas lagrimas. 
Es usual que estos idolillos porten un tocado a modo de turbante. [80] 

En el ritual de Boinayel se aprecian las visitas a las cuevas donde mora, las invocaciones 
y las ofrendas a su efigie, y el uso corporal de pequenos amuletos talladas muchas veces 
atados sobre la frente, todo ello para propiciar la lluvia. Boinayel en la mitologfa antillana 
representa un espiritu de la naturaleza, antepasado mistico de la etnia aruaca, buen numen 
del agua fertilizadora de los sembrados. En Cuba, tambien se le ha conocido por el 
nombre de Taguabo. [81] 



Otros de los numen identificados con graffas pertenecientes a este estilo es el personaje 
Guabancex, el que ha sido identificado como la metaforizacion de los huracanes y las 



tormentas. El analisis, por ejemplo, de algunas de estas identificaciones nos permite 
desentranar el significado de la graffa No. 2 de la Cueva del Jagiiey donde veremos, que 
esta muestra un complejo gravado en el que aparecen incorporados un rostro y otros 
elementos. Al pie del citado rostro aparece una figura hasta el momento aceptada y 
reconocida por todos los estudiosos como Guabancex. Observamos en esta ocasion el 
inconfundible diseno en forma de remolino que lo caracteriza y que, en ocasiones, 
aparece decorando las ceramicas como un homfnido con los brazos extendidos, uno hacia 
arriba torcido a la derecha y el otro hacia abajo y hacia la izquierda. [82] 

Queremos apuntar, que es muy significativo que el hecho de que por encontrarse el glifo 
que nos ocupa en una position intermedia, entre la entrada y otra abertura al exterior de 
la cueva, se ha podido apreciar que en ocasiones, por esta area de transito, pasan 
corrientes de aire de variada intensidad - en consonancia con el horario del dia y la 
temporada del ano. [83] 

fig. 24. Petroglifos No. 1 de la Solapa de la Careta 




fig. 25. Petroglifos No. 2 de la Solapa de la Careta 




La mitologfa de Guabancex cuenta que esta Senora de los Vientos, Huracan, deidad 
femenina reina en la tormenta y que, a su paso, todo lo destruye, con el auxilio de las 
fuerzas combinadas del viento y las aguas torrenciales. Tiene ayudantes: Guatauba, el 
pregonero, y Coatrisquie, el recogedor de aguas. Guabancex asuela los conucos y aldeas 
cuando la colera la impulsa contra los pueblos que no nan atendido con devocion sus 
imagenes, ni le nan rendido el tributo debido. Vive Guabancex en el pais de Aumatex, 
cacique de los vientos, y al salir airada con sus dos ayudantes para arrasar con cuanto se 
encuentre a su paso, ordena al resto de los cemfes de la comarca que colaboren con ello 
en su labor infausta. (Guarch, J.M. et. al. 1992). [84] 

fig. 26. Representaciones cubana de Guabancex 





Sus imageries son hechas de calcita, cuarcita o marmol. Todo parece indicar que sus dos 
ministros se incluyen en ella a modo de atributos. Tambien de piedra se nan encontrado 
en diminutos idolillos, que se supone que llevaban en la frente sus devotos. La cabeza de 
estos idolos de forma triangular, tiene rostro agresivo y colerico. Su cuerpo se estiliza en 
un esquematismo simbolico, terminando en un solo pie, otro atributo que parece que le 
fue propio a la deidad. En ocasiones se le ha relacionado con las asas de vasijas de 
ceramica que representan cabezas humanas de las que parten los brazos en aspas (Guarch, 
J.M. et. al. 1992). [85] 

Guabancex constituye la materializacion de un gran temor de los antiguos habitantes de 
Cuba a los huracanes, el fenomeno climatologico espectacular que cada ano azota varias 
veces el archipielago de las Antillas. Es una deidad de las fuerzas incontroladas de la 
naturaleza, antepasado mitico de los aruacos. [86] 



fig. 27. Petroglifos No.l de la Solapa de la Rana 




A todo lo anterior habrfa que sumar la presencia de graffas que significan o representan el 
numen aborigen Corocote. [87] 

En el perfodo de desarrollo de la sociedad en que se encontraban estas comunidades, y de 
acuerdo con la incipiente estratificacion social que poseian, solo al cacique, se le permitia 
poseer mas de una mujer. Tal prerrogativa era aprovechada por los beneficiados que, en 
ocasiones, llegaban a juntar hasta veinte de ellas. [88] 



fig. 28. Petroglifos No. 1 de la Solapa de Baga 




Debe tenerse en cuenta que en el petroglifo No. 2 de la Cueva del Jagiiey, sobre el dibujo 
de Guabancex y debajo de los tres circulos, se localiza un rostro que, como ya 
expresamos, tiene forma acorazonada. [89] 

Con la siguiente cita de Arrom, J. (1990) vamos a intentar explicar el significado del 
rostro en particular y el petroglifo en su conjunto: "los enemigos de Guamorete quemaron 
la casa en que estaba dicho cemi Corocote. Dicen que entonces este se levanto y se 
marcho de aquel lugar, a distancia..., junto a unas aguas. Y dicen ademas que en la 
cabeza le nacieron dos coronas." [90] 

Quisieramos hacer notar, como primer argumento, que lo corazonado del rostro, puede 
estar indicando la presencia de las dos coronas de Corocote. [91] 

En segundo lugar, el hecho de que este glifo se halle en una estalagmita cercana a la cual 
se localizan unos gours, distantes escasamente pocos metros de la misma, puede 
representar una alegoria de las aguas adonde logro escapar cuando quemaron la casa; y 
funcionar ademas como un signo topografico que indica o senala la presencia de agua. 
[92] 



fig. 29 Petroglifos No. 1 de la Solapa de Pozo Azul 




Otro senalamiento lo constituye la particularidad que asiste a la representation de 
Corocote; mientras que todas las demas figuras antropomorfas estan ejecutadas de forma 
circular, elipsoidal o rectangular, es privativo de esta deidad el exhibir dos coronas. [93 [ 

De la regularidad de la mayoria de las representaciones, se desprende que los rostros 
acorazonados no significaban una de las opciones para denotar caras en el sentido 
generico. El rostro en forma de corazon, y la probable conexion de esta, con las miticas 
coronas de Corocote alumbran sobre dos elementos: uno, el rostro acorazonado constitufa 
la representacion de la deidad especifica, y dos, este numen es muy probable que fuese 
Corocote. [94] 

Estos aspectos nos llevan a considerar que la imagen ante la cual estamos presentes es la 
del dios de la reproduccion y la vida, Corocote. [95] 

La tradition mitologica se puede apreciar en los siguientes parrafos de Guarch, J. M. et. 
al. (1992): 



...deidad de muchos amos, padre de muchos hijos, marido de muchas mujeres, Carocote 
habitaba en lo alto del caney del cacique Guamorote. Y de alii bajaba cada noche y yacia 



con las mujeres en sus hamacas. Los enemigos de Guamorote atacaron su casa y la 
quemaron; el idolo escapo del fuego, y fue a esconderse a una laguna cercana. A la 
muerte de Guamorote, el Padre de Muchos Hijos paso por las manos de muchos caciques, 
los que lo reverenciaron, siguiendo con su costumbre de hacer el amor con las mujeres de 
las aldeas en donde habitaba. Con el tiempo a Corocote le salieron dos coronas; cuando a 
partir de entonces en un recien nacido los aruacos advertfan dos marcas anulares en el 
craneo, afirmaban que se trataba de un hijo de Corocote. Se le representa a Corocote en 
idolos con los genitales, desde luego masculinos, muy acentuados. Y tambien con un 
tocado con dos prominencias laterales, a modo de coronas. En otras oportunidades, se le 
identifica como idolos falicos. Corocote es un antepasado mitico, que engendra el amor 
carnal. Las proclividades eroticas de este numen lo hacen un exacto representante de la 
vitalidad sexual y generador de una abundante descendencia. [96] 

Sobre los ejecutores 

Desde hace muchos anos el area de objeto de estudio y sus alrededores se ha considerado 
como una zona tipica del Agroalfarero de las Antillas (Tabio, E.; Rey, 1966; Guarch, 
J.M. 1978; Dacal.; Riveri, M., 1986; Tabio, E. 1991). Ahora bien, hasta hace muy poco 
ninguna de las estaciones que en este trabajo se consideran pertenecientes al Estilo Patana 
habia aportado elementos artefactuales o funerarios al espectro arqueologico de la region, 
por lo que la presencia de grupos aborfgenes en ellas era solo inferida de las 
manifestaciones de arte rupestre que aparecen en su interior. Sin embargo, en septiembre 
de 1990 una expedicion espeleologica a la Caverna de la Patana dio cuenta del hallazgo 
de un sitio funerario en galenas de la Cueva de los Bichos (Jaimez, E. et. al. 1991; 
Gutierrez, D. 1991a) el que entre otros elementos permitio demostrar anos despues en el 
lugar que la Cueva de Mylodon descrita por Harrington, M. R. (1935) no es sino una 
galena de la Cueva de los Bichos (Torres, D. et. al. 1992). [97] 

En esta galena Harrington logro encontrar un sitio funerario que describe de la siguiente 
forma: 

puso de manifiesto una capa de tierra oscura de un espesor que varia entre 12 y 19 
pulgadas, conteniendo muchos cascos de barro, carapachos de tortuga, especies de 
pescado y otros vestigios reveladores de una ocupacion india y proximo al muro este, 
cubierto por un monton de piedras mezcladas con alguna tierra, encontramos el esqueleto 
de un hombre viejo, descansando sobre el costado izquierdo, con las rodillas levantadas y 
la cabeza hacia el sur-este. La mayor parte del craneo y muchos otros huesos, incluyendo 
los pies; no pudimos hallarlos; la quijada inferior estaba dislocada y colocada cerca de las 
rodillas... debajo de la pendiente rocosa, por el lado, encontramos las costillas, espinazo y 
huesos de los brazos de un nino de unos tres anos de edad, como a siete pulgadas de la 
superficie, faltando el craneo, caderas y piernas. [98] 

De todo lo anterior se deduce que hasta el momento actual para las estaciones 
pertenecientes al Estilo Patana han sido reportados solo dos sitios con evidencias 
materiales de los indocubanos, estos son dos sitios funerarios: el primero reportado por 
Harrington M. R. para la que el nombro Cueva de Mylodon (que hoy sabemos que no es 



tal cueva sino una galena de la Cueva de los Bichos) y el segundo, el reportado por 
Jaimez, E. et. al. (1991), tambien en la Cueva de los Bichos. [99] 

foto No. 2. Reconstruction ideal de la entrada de un grupo neoindio por Punta de 

Maisi 

(Reconstruction de J. Martinez) 




Durante los trabajos iniciales en este sitio No. 2 fueron exhumados gran parte de las 
osamentas de por lo menos dos individuos adultos, masculinos y un probable adulto 
femenino, (Torres, D. et. al. 1992) ademas de algunos artefactos de concha y una 
abundante coleccion de fragmentos de ceramios, al parecer parte de la ofrenda funeraria; 
la coleccion de ceramios estuvo compuesta por 166 fragmentos, de los cuales 71 eran 
fragmentos decorados, 83 no decorados y 12 fragmentos de buren (Gutierrez, D. 1991a). 
El estudio de este material arrojo un ajuar de composicion homogenea pero con 
caracterfsticas personales que en un inicio hicieron diffcil su filiation estilfstica, pues 
algunas asas asi como el pulido en el exterior de las vasijas eran elementos que hacfan 
pensar en la influencia de rasgos Carrier (Castellanos Nilecta com. Pers.): aun asi, el 
material colectado demostro que lejos de recordar un clan Chicoide se podia definir como 
ceramios Mediae, con algunos cambios en sus modos conceptuales. Al respecto es bueno 
recordar lo planteado por Guarch, J. M. (1978) al referirce a las influencias Mediae y 
Carrier en la ceramica neoindia de Cuba oriental: [100] 



foto No. 3. Sitio Funerario No. 1 de la Cueva de los Bichos (foto de M. Harrington) 




"Las diferencias que observan de sitio a sitio, como si cada uno de ellos tuvieran sus 
propias caracterfsticas, en una gradacion creciente o decreciente de elementos Meillac o 
Carrier." [101] 

Esta situacion se puede apreciar en los ajuares ceramicos de varios sitios cercanos a las 
estaciones del Estilo Patana, entre los que se puede citar los sitios de Laguna de Limones, 
Pueblo Viejo, San Lucas, Maria Teresa I y Maria Teresa II. [102] 

De estos sitios los mas cercanos en semejanza, de acuerdo con los modos conceptuales de 
la ceramica, encontrada en ellos y el grado de influencia Carrier, se puede decir que son 
sitios Maria Teresa I y II, pero estos no cuentan hasta el momento actual, con fechados 
absolutos para los elementos obtenidos en los mismos, lo cual no nos permite un analisis 
cronologico por similitud. [103] 

De lo anterior puede concluirse que la presencia de un ajuar ceramico Meillacoide; el 
encontrarse ubicadas todas las localidades o estaciones en un area con una alta frecuencia 
de poblaciones neoliticas y, sobre todo, el hecho de haberse logrado la identificacion de 
numerosos disefios ideograficos del estilo con deidades y personajes del panteon 
mitologico aruaco comun a Cuba y a las restantes Antillas, tronco lingufstico del que sin 
lugar a dudas formaron parte los neoindios cubanos, no permiten asumir como ejecutores 
del arte rupestre que se ha sintetizado en el Estilo Patana a los aborfgenes conocidos 
como Neoindios o Agroalfareros tempranos; en definitiva estos pueden definirse como 
miembros del tronco aruaco con una economia productora y una organizacion social 
gentilicia. [104] 



Por otra parte, como han senalado otros investigadores, estas comunidades neoindias 
estaban en condiciones de poseer y desarrollar un estilo ideografico complejo pues su 
desarrollo economico; caracterizado por actividades fundamentales como la recoleccion, 
la pesca, la captura, la caza, la alfareria, la confeccion textil y la agricultura, ademas de la 



domestication de roedores y la conservation de peces en cautiverio; permitio la 
complejizacion de la superestructura, lo cual permitio a su vez una interpretation mas 
compleja y exacta de la realidad, la que por supuesto se reflejo en su ideologia y 
expresion ideografica, pues mitologfa, religion y arte se funden en un todo junto a la 
capacidad productiva de estos grupos humanos. [105] 

Sobre la cronologia 

En las estaciones perteneciente al Estilo Patana no se ha logrado obtener un fechado que 
permita asumir una cronologia absoluta, por lo que cualquier intento de ubicacion en el 
tiempo de estas y su arte rupestre tiene que ser considerado como una cronologia relativa 
inferida de elementos arqueologicos materiales que nan sido analizados del punto de vista 
estilfstico y de sitios cercanos con arqueolfticos similares a los encontrados en localidades 
pertenecientes al estilo y a los cuales si se les ha realizado fechados absolutos. [106] 

De acuerdo con los fechados radiocarbonicos del neolftico obtenidos para Cuba, se puede 
determinar que esta etapa se desarrollo entre el 820 DNE (1120 +- 160 a. AP), segun el 
fechado mas antiguo para esta etapa obtenido en el residuario del Paraiso, Guama, 
Santiago de Cuba (Pino, M. 1995) y el 1785 DNE (165 +- 60 a. AP), obtenido para el 
residuario de Aguas Gordas, Banes, Holguin (Pino, M. 1995). Con esta cronologia de 965 
afios, o sea mas de nueve siglos y medio de presencia neolftica en nuestro pais, se hace 
preciso definir la cronologia del estilo con mas precision, por lo que nos remitimos a los 
fechados absolutos obtenidos para sitios cercanos y similares materialmente a nuestras 
estaciones rupestres. [107] 

foto No. 4. Reconstruction Ideal del Modo de Vida de un Grupo Neoindio 
(Reconstruction de J. Martinez) 




Muy cerca de nuestras estaciones y dentro del area de estudio se encuentra un residuario 
arqueologico conocido como Laguna de Limones, el cual presenta un fechado 
radiocarbonico del 1310 DNE (640 +- 120 a. AP). Ademas, como se vio con anterioridad, 
en este residuario se ha obtenido un material ceramico con similitudes al encontrado en la 
Cueva de los Bichos (Gutierrez, D. 1991a), aunque en Laguna de Limones la influencia 
Carrier es mucho mas notable que en la Cueva de los Bichos, por lo que nos parece que 
no seria muy arriesgado considerar como cronologfa tentativa para el estilo y la falta de 
un fechado absoluto, el perfodo comprendido entre el 1000 DNE (fecha inicial) y el 1400 
DNE (fecha terminal), lo que se ajusta a la cronologfa relativa obtenida para la ceramica 
colectada en la estacion tipo, y la que como ya dijimos antes es estilfsticamente similar a 
la del sitio Laguna de Limones, para el cual si existe un fechado radiocarbonico. A lo 
anterior se le puede sumar el hecho de que en 1983 el arqueologo Juan Jose Ortiz excavo 
y estudio el sitio conocido como Bois Neuf en la costa central-oeste de la Espanola 
(Haiti), describiendo dos asentamientos correspondientes a los estilos ceramicos Meillac 
y Carrier y obteniendo por metodos de termoluminiscencia y radiocarbono (C-14) 
fechados absolutos que para el sitio Meillac fueron del 1430, 1450 y 1500 DNE y del 
1375 DNE para el sitio Carrier (Chantatte, L. 1986). Tambien hay que considerar el 
hecho de que en el sitio Mc Kay en la isla bahamense de Crooked han aparecido estos 
ceramicos de tradiciones Meillacoide y Chicoide, donde ademas se han obtenido 
radiocarbonicos (C-14) del 1240 +- 65 DNE, 1260 +- 75 CNE y el 1740 +- 80 DNE 
(Nunez, A. 1997). Finalmente diremos que en Cuba se han obtenido fechados 
radiocarbonicos para un sitio Meillacoide (Damajayabo) del orden del 830 DNE, lo cual 
es muy similar a los fechados obtenidos en sitios Meillacoides de Republica Dominicana 
(Veloz Magiolo, M. et. al. 1981 y Guyana (Fontain, N; Ulloa Hung, J. 1996), por lo que 
considerando que el poblamiento neolftico de Cuba se puede enmarcar de forma general 
entre el 500 DNE y el 1511 DNE, momento en que se produce el proceso de 
colonization, nuestra propuesta de perfodo para el estilo es perfectamente admisible. 
[108] 



Sobre los disenos contaminantes 

Durante el estudio del Arte Rupestre de la region de Punta de Maisf, quedo demostrada la 
posibilidad de encontrar disenos ideograficos en las localidades homologas al Estilo 
Patana que no se ajusten a la caracterizacion del estilo y que podrfan corresponder a otros 
momentos ocupacionales del sitio, por grupos o poblaciones diferentes; homologos 
culturalmente o no. [109] 

Lo anterior quiere significar que en nuestra conception estilfstica el hecho de que una 
estacion se incluya dentro de un estilo determinado no significa que todos los disenos 
rupestres que en ella aparezcan sean necesariamente parte del estilo en cuestion; las 
graficas que no puedan ser incluidas dentro del estilo por diferencias sustanciales con el 
conjunto de caracterizacion aislado para el mismo, pero que se encuentren en algunas de 
las estaciones a el asignadas es, lo que hemos llamado o definido como disenos 
contaminantes. [110] 



Para el Estilo Patana se conoce como contaminante solo un mural pictografico de rayas 
verticales negras, realizado mediante la aplicacion directa del carbon a la pared, y que se 
encuentra sobre la pared estructural. Dicho mural tiene unas dimensiones generales que 
se corresponden con una altura de 0.75 m y una longitud de 2.25 m, su altura con 
respecto al nivel del piso de la cavidad es de unos 2.05 m en su porcion mas alta y de 
1.73 m en la mas baja. [1 1 1] 

Esta pictograffa fue ejecutada por la tecnica del carboncillo y esta constituida por dos 
hileras de segmentos de rectas paralelos y perpendiculares al piso de la galena; la 
superficie tiene 2.25 m de longitud y sus trazos una altura promedio de 0.24 m. por su 
parte, la linea inferior tiene 0.58 m de largo y las marcas 0.14 m de alto, como promedio, 
pero en algunos casos incluso solo alcanza los 0.03 m. En la fila que ocupa el primer 
nivel se ven los dibujos divididos en secciones de 6, 19, 4 y 38, mientras que en el 
segundo solo aparecen 19 trazos (Gonzalez, J. Fernandez, R. 1994). El diseno fue 
ejecutado en un area de oscuridad de la cueva, casi en la misma entrada de la entrada 
termica de la localidad (Gutierrez, D. 1991a). [112] 

fig. 30. Pictografia de rayas verticales y paralelas realizada por la aplicacion directa 
del carbon a la pared, considerada como diseno contaminante. 




Sobre posibles comparaciones 

Ahora desarrollaremos un comentario sobre las posibles estaciones del arte rupestre 
antillano que podrfan despues de un estudio detallado ser vinculadas con el Estilo Patana, 
si sus modos de procedimientos y conceptuales se correspondieran; pero en el estado 
actual del conocimiento que tenemos de ellas, solo nos es posible compararlas 
morfologicamente. [113] 

En Cuba, despues de revisar numerosas bibliograffas, podrfan ser estudiadas a fin de 
definir su pertenencia o no al Estilo Patana, las estaciones conocidas como Cueva 
Ceremonial No. 2 y Cueva de la Amistad Cubano - Hungara, ambas ubicadas en Cabo 
Cruz, Provincia Granma (Nunez, A. s/a) asi como las cuevas de Waldo Mesa y del Jobo 
abiertas en el Municipio de Bane, Provincia de Holguin (Nunez, A. 1975). [114] 



Por su parte, en otras islas de las Antillas parece haber tambien algunas localidades en 
que por la morfologfa de sus disenos, estudios futuros podrfan determinar su 



correspondencia o no con el Estilo Patana. Entre estas se pueden citar la Cueva de 
Paredoncito (Morban, F. 1970) las cuevas de los Palos, de la Trituradora y la de Robinson 
Garo (Morban, F. 1994), todas localizadas en la Republica Dominicana, en la vecina isla 
de la Espanola; por su parte en la Republica de Haiti, tambien en la isla de la Espanola; se 
puede citar la estacion de Camp Cok. [115] 

foto No. 5. Petroglifos de la Cueva Ceremonial No. 2 de Cabo Cruz (foto de A. 
Nunez Jimenez) 




En la isla de Jamaica tambien parece haber estaciones con un arte rupestre muy similar al 
del Estilo Patana, como es el caso de Got's River Cave (Morales, O. 1952). [116] 



foto No. 6. Petroglifos de la Cueva de la Amistad Cubano - Hungara de Cabo Cruz 
(foto de A. Nunez Jimenez 




En la isla de Puerto Rico parece existir una localidad con petroglifos semej antes a los del 
Estilo Patana, es el caso de la Cueva de la Rocha (Nunez, J. 1997). [117] 

Tambien en la Bahamas existe una localidad conocida como Cueva de Hartford en Rum 
Cay que presenta un arte rupestre muy similar al definido para el Estilo Patana (Nunez, 
A.1997). [118] 

Finalmente queremos llamar la atencion sobre la localidad conocida como Solapa de las 
Caritas ubicada en la hermana Republica Dominicana, La Espanola, donde, ademas de las 
similitudes morfologicas entre los disenos de esta localidad y los del Estilo Patana, nemos 
encontrado una importante caracterfstica comun entre las estaciones y es su posicion en el 
contexto cultural y natural del area, pues la Solapa de las Caritas se encuentra ubicada 
muy cerca del Rio Chacuey y a menos de 700 m del monumento terreo y plaza 
ceremonial indigena de Chacuey (Robiou, S. 1992), cuyos monolitos muestran 
interesantes idolos grabados. Situacion similar presentan algunas de las estaciones 
pertenecientes al Estilo Patana, las cuales se encuentran muy cercanas del Rio Maya y 
relativamente cercanas a los monumentos indigenas de Laguna de Limones y Pueblo 
Viejo (Guarch, J.M.: 1978). [1 19] 



fig. 31. Petroglifo de la Plaza Ceremonial de Chacuey, Republica Dominicana 




foto No. 7. Petroglifo de la Cueva del Paredoncito, Santo Domingo, La Espanola 
(foto F. Morban) 




foto No. 8. Petroglifo de la Cueva de la Trituradora, Santo Domingo, La Espanola 
(foto F. Morban) 




foto No. 9. Petroglifo de la Cueva de la Trituradora, Santo Domingo, La Espanola 
(foto F. Morban) 




foto No. 10. Petroglifo de la Cueva de Robinson Garo, Santo Domingo, La Espanola 
(foto F. Morban) 




foto No. 11. Petroglifos de Got's River Cave, Jamaica (foto O. Morales) 




foto No. 12. Petroglifos de Got's River Cave, Jamaica (foto O. Morales) 




foto No. 13. Petroglifos de Got's River Cave, Jamaica (foto O. Morales) 




foto No. 14. Petroglifos de Camp Cok, Haiti (foto O. Morales) 




Sobre el origin, la formacion y la dispersion 



El analisis sobre el origen, la formacion, y la dispersion del estilo, asi como el analisis de 
otras estaciones comparables, las cuales vimos con anterioridad nos permite inferir que es 
muy probable que el Estilo Patana o sus formas iniciales hayan entrado a Cuba alrededor 
del 1000 DNE procedente de otras islas de las Antillas Mayores y aunque hemos 
aceptado la posibilidad de encontrar estaciones en otras Antillas, que se corresponda con 
el estilo, a nuestro juicio es mucho mas probable que, al llegar las formas primarias desde 
las islas de las Antillas Mayores mas cercanas a Cuba (La Espanola, Jamaica y Puerto 
Rico), o Bahamas, estas se combinaran con caracteres locales de formas y medios ya 
establecidos, los que, junto a las influencias y necesidades que provoco un nuevo medio, 
trajeron por resultado el desarrollo de un conjunto de caracterfsticas en la produccion del 
arte rupestre de este grupo, que hoy sintetizamos bajo el concepto de Estilo Patana, y que 
solo posee semejanzas morfologicas con algunas estaciones de la Espanola, Jamaica, 
Puerto Rico y Bahamas. Asi mismo, es posible que la dispeccion del estilo se haya 
realizado en Cuba hacia el oeste y el noroeste junto con el desplazamiento de estos 
grupos aborfgenes, lo que parecen demostrar algunas estaciones del arte rupestre en Cabo 
Cruz, Provincia Granma y de Banes, Provincia Holgufn. Sin embargo, tambien pensamos 
que dicha expansion lo contamino, sufriendo las influencias de nuevos conceptos y 
criterios locales de los grupos asentados con anterioridad en estas areas, por lo que las 
estaciones de Cabo Cruz y otras con similitudes morfologicas que se pueden encontrar al 
oeste y noroeste de la region oriental de Cuba podrfan ser estaciones representativas de 
un perfodo de transicion hacia nuevos estilos que hoy estan todavia por estudiar y definir. 
[120] 

fig. 32. Comparacion entre el Petroglifo No. 2 de la Cueva del Jagiiey y uno 
semejante de la Espanola 





Definicion 
Patana 



del 



estilo 



El estilo rupestrologico que hemos definido como Estilo Patana representa un momento 
en la evolucion y desarrollo del criterio estetico de los grupos neolfticos de Cuba; en la 
solucion de problemas ideograficos que se podria enmarcar dentro del perfodo 
comprendido entre el 1000 DNE y el 1400 DNE; caracterizandose por la utilizacion del 
petroglifo como modo de expresion grafica que fueron realizados por medio de la talla 
por percusion y abrasion, usando para ello raspadores, cuchillos de sflex, hachas y 
buriles, instrumentos tipicos de estos grupos de economia productora. Una de las 
caracterfsticas principales del sitio son sus funciones magicas y religiosas dentro del 
grupo ejecutante, con las que se garantizaba el amparo y la facilidad para sus labores 
diarias de subsistencia, asi como otros usos topograficos, propiciatorio y anecdotico 
como indicadores de los sitios para el abastecimiento de agua, importanticimo elemento 
para la subsistencia del grupo y sumamente escaso en el area de distribucion del estilo. 
Esta puede situarse en el extremo mas oriental de Cuba, entre la cuenca de los rios 
Yumurf y Caleta al oeste y la Punta de Quemados al este, territorio en el que se localizan 
las seis estaciones que conforman el estilo. [121] 



Es muy probable que el Estilo Patana o sus formas iniciales hayan entrado a Cuba 
alrededor del 1000 DNE procedentes de otras islas de las Antillas Mayo res y al llegar las 
formas primarias, estas se combinaran con caracteres locales de formas y medios ya 
establecidos, lo que, junto a las influencias y necesidades que provoco un nuevo medio, 
trajeron por resultado el desarrollo de un conjunto de caracterfsticas en la produccion del 
arte rupestre de este grupo, que hoy sintetizamos bajo el concepto de Estilo Patana. [122] 

fig. 33. Origen y Dispersion del Estilo Patana por las Grandes Antillas 
Estnecho de la Florida 




MarGaribe 



jt ** Bahamas 

La Espahola 



Jamaica 



foto No. 15. Petroglifo No.l de la Cueva de Jagiiey, Punta de Maisi, Cuba (foto A. 
Nunez, Jimenez) 




Finalmente diremos que el Estilo Patana se caracterizo por una morfologfa donde los 
disenos representan en su mayoria formas zoomorfas y antropomorfas, con una 
significacion totemica - animista, representando en gran medida deidades y personajes 



del panteon mitologico araaco; por lo que los disenos en general son dinamicamente 
limitados y conformados por siluetas con rasgos generalmente faciales que aparecen 
aislados o combinados en hermosos dibujos, conjuntos y murales; realizados siempre en 
zonas iluminadas total o parcialmente de cuevas, solapas o grutas, constituyendo un 
importante rasgo el hecho de que mayormente fueron realizadas sobre formas secundarias 
o reconstructivas del medio subterraneo, lo que permitio darle a la mayoria de los disenos 
un volumen tridimensional que los acercara morfologicamente a sus personajes 
mitologicos. [123] 

Tabla No. 2. Resumen del Conjunto de Caracteres aislados para el Estilo Patana 



CARACTERES 


DEFINICION 


Localidad tipo 


Cuevo de los Bichos, Maisi, 
Guantanamo 


Localidades Homologas 


Cueva del Jagiiey, Maisi, 
Guantanamo 


Solapa de la Careta, Maisi, 
Guantanamo 


Solapa de la Rana, Maisi, 
Guantanamo 


Solapa del Baga, Maisi, Guantanamo 


Solapa de Pozo Azul, Maisi, 
Guantanamo 


Tecnica de Ejecucion 


Percusion 


Abrasion 


Materiales de Ejecucion 


Buril 


Pulidores 


Hachas Petaloides 


Cuchillos de Silex 


Asignacion de Espacios 


Zona Umbral de Cuevas o Solapas 


Zona Subumbral de Cuevas o Solapas 


Sustrato de Realizacion 


Depositos Secundarios 


Dinamica 


Limitada 


Categoria 


Mixta 


Morfologia 


Estilizada de Silueta con Rasgos 


Funcion 


Magica 


Religiosa 


Uso 


Propiciatorio 


Anecdotico 


Topografico 


Signification 


Totemica - Animista 


Ej ecu to res 


Neoindios o Agroalfareros 


Cronologfa 


lOOODNEyel 1400 DNE 


Contaminantes 


Pictogramas negros al carbon y 
lineales ( abstractos) 



Comparaciones 


Cueva Ceremonial No. 2, Cabo Cruz, 
Cuba 


Cueva de la Amistad Cubano- 
Hungara, Cabo Cruz, Cuba 


Cueva de Waldo Mesa, Banes, 
Holguin, cuba 


Cueva del Jobo, banes, Holguin, 
Cuba 


Cueva del Paredoncito, Rep. 
Dominicana 


Cueva de los Palos, Rep. Dominicana 


Cueva de la Trituradora, Rep. 
Dominicana 


Cueva de Robinson Garo, Rep. 
Dominicana 


Solapa de las Caritas, Rep. 
Dominicana 


Solapa de las Caritas, Rep. 
Dominicana 


Got's River Cave, Jamaica 


Camp Cok, Haiti 



Particularmente pensamos que nuestra teoria aporta solidos argumentos arqueologicos y 
documentales que tienden a despejar la incertidumbre en que se encontraba el concepto 
de estilo en el arte rupestre cubano y quizas antillano, sin que hayamos recurrido a 
presupuestos filosoficos no cientificos como la desgastada posicion de asumir terminos 
estilfsticos (naturalismo) para un arte autoctono y bien caracterizado como el arte rupestre 
americano. [124] 

Esperamos entonces que en algun momento no muy lejano podamos sentarnos a discutir 
con altura profesional, las diferencias conceptuales que puedan surgir de la aplicacion de 
nuestro modelo teorico de estilo y buscar una sola vertiente teorica que permita el 
consenso y aplicacion general por parte de los investigadores antillanos. [125] 

Entre tanto el lector podra concluir de nuestro trabajo cuales conceptos expuestos poseen 
base digna de confianza y cuales no. [126] 



foto No. 16. Petroglifo No. 4 de la Cueva de los Bichos (foto A. Nunez Jimenez) 




Conclusiones 

■ Se define el termino estilo como una unidad basica de sintesis con la que se designa o 
agrupan un conjunto de caracteres ideograficos aislados en una estacion tipo o cabecera y 
en estaciones homologas, caracteres que reflejen la totalidad de las costrumbres 
referentes a la production de arte rupestre posefdas por un pueblo o grupo durante un 
perfodo de su historia. [127] 

■ Queda demostrada la presencia de un estilo ideografico en el area de Punta de Maisi, 
Provincia de Guantanamo, Cuba, al cual definimos como Estilo Patana, siendo su 
localidad o estacion tipo la Cueva de los Bichos de la Caverna de la Patana. [128] 

■ Quedan incluidas como estaciones homologas a la estacion tipo y, pertenecientes al 
Estilo Patana, la Solapa de la Rana, Solapa de la Careta, Solapa del Baga, Solapa de Polo 
Azul y Cueva del Jagiiey, todas abiertas entre la primera y la cuarta terrazas marinas 
emergidas de Punta de Maisi, Guantanamo, Cuba. [129] 



■ El Estilo Patana se caracteriza porque los disenos ideograficos a el afiliados son 
petroglifos realizados por la tecnica combinada de percusion y abrasion, para lo que 
utilizaron buriles, hachas, cuchillos de silex y pulidores. Todos los petroglifos 
pertenecientes al estilo se han ejecutado en las areas umbrales y subumbrales de las 
solapas y cueva donde se encuentran, asi mismo una de sus caracterfsticas con mayor 
regularidad es el hecho de que todos los petroglifos pertenecientes a este estilo se 
ejecutaron en depositos secundarios (clastico o reconstructivo) pero nunca en la pared o 
techo estructural de las estaciones. [130] 



■ Desde el punto de vista morfologico y de desarrollo el estilo se caracteriza por una 
dinamica limitada que no deja segmentos lib res, ni inconclusos con un movimiento de 
ejecucion hacia adentro que demuestra un universo definido. Desde el punto de vista de 
la categoria es mixta pues en el se desarrollaron como soluciones a los problemas 
funcionales a resolver tanto disenos de conjuntos como dibujos o murales, realizados 
todos por el concepto morfologico de ideogramas de siluetas estilizados y con rasgos. 
[131] 

■ Funcionalmente, el Estilo Patana queda definido como un conjunto de disenos 
ideograficos donde la norma de ejecucion o funcion fue magica y religiosa. Magia 
simpatica y de contagio, con exactitud una magia homeopatica o imitativa. Por su parte, 
el uso continuo por la comunidad ejecutante se puede definir como un uso propiciatorio, 
anecdotico y/o topografico, mientras que los disenos en su abrumadora mayoria tienen un 
significado Totemico Animista. [132] 

■ Se establece que el Estilo Patana o sus formas primarias pudieron llegar a Cuba 
procedentes de las vecinas islas de La Espanola, Jamaica, Puerto Rico y Bahamas, por las 
oleadas neolfticas aruacas y que se desarrollaron en el area de Punta de Maisi, entre el 
1000 DNE y el 1400 DNE. [133] 

■ En las localidades pertenecientes al Estilo Patana es posible encontrar disenos 
ideograficos no pertenecientes al estilo, sobre todo pictograffas realizadas mediante 
tecnica de pintar al carbon lineas paralelas, y que muy probablemente fueron realizadas 
por grupos o pueblos que ocuparon estos recintos subterraneos en otros perfodos de su 
historia geologica. [134] 

Referencias 

Arom, J. , 1990. Relation acerca de las antigiiedades de los indios. Fray Ramon Pane, Ed. 
Ciencias Sociales. La Habana. 

Cassa, R. , 1974. Los Tamos de la Espanola, Ed. Alfa y Omega, Santo Domingo. 

Chanlatte, L. ,1986. Cultura Ostionoide: Un Desarrollo Agroalfarero Antillano. Rev. 
HOMINES, Universidad Interamericana de Puerto Rico, San Juan. 

Cobiella, J. et. al., 1984. Geologfa de la Region Central y Suboriental de la Provincia de 
Guantanamo. Ed. Oriente, Santiago de Cuba. 

Consens, M., 1991. Sobre Funcion, Uso y Production Simbolica. En la Arqueologfa 
Contemporanea. Buenos Aires. 

Cruxent, J.M.; Rouse, I., 1961. Arqueologfa Cronologica de Venezuela, 2T. Ed. Union 
Panamericana, Washington DC. 



Dacal, R. ; Rivero de la Calle, M., 1986. Arqueologia Aborigen de Cuba. Ed. Gente 
Nueva. La Habana. 

Diaz, A. et. al., 1982. Description Geografica Breve de la zona de Aridez de Cuba, 
(inedito) Instituto de Geograffa CITMA. La Habana. 

Fernandez, R.; Gonzalez, J. y Torres, D., 1992. Carta Informatica No. 1. Epoca I, Comite 
Espeleologico, Ciudad de la Habana. 

Fernandez, R.; Gonzalez, J., 1997. El Enigma de los Petroglifos de la Caverna de la 
Patana. (Inedito), Grupo Espeleologico 

Fernando Ortiz, La Habana. 

Fountain, N.;Ulloa Hung, 1996. Las Comunidades Meillacoides del Litoral Suboriental 
de Cuba. En el Caribe Arqueologico. Ed. Casa del Caribe, Santiago de Cuba. 

Gonzalez, J.; Fernandez, R., 1994. Carta Informativa No. 5, Epoca I. Comite 
Espeoleologico Ciudad de la Habana. 

Guarch, J.M., 1978. El Taino de Cuba. Ensayo de Reconstruction etno-historica. Ed. Inst. 
Ciencias Sociales, La Habana. 

. 1980. Consideraciones acerca de la Morfologfa y Desarrollo de los Pictogramas 

Cubanos. En Cuba Arqueologica II. Ed. Oriente. Santiago de Cuba. 

Guarch, J.M.; Querejeta, A., 1992. Mitologfa Aborigen de Cuba. Deidades y Personajes. 
Ed. Publicigraf, La Habana. 

Guerra, M., 1991. Caracterfsticas de las Aguas Carsicas del Rio maya. Hidrologfa de la 
Zona Semiarida Maisf-Guantanamo. (inedito) Inst. Nac. de Recursos Hidrahulicos. La 
Habana. 

Gutierrez, D. ,1991a. Resultados Arqueologicos de la Expedition KLARREN-1 a Maisi, 
Guantanamo. Bol. Casimba, Ano 3, Serie 2, La Habana. 

. 1991b. Petro-Pictrograffa Vs. Picto-Petroglifo. Algunas consideraciones 

terminologicas en el campo del Arte Rupestre. Bol. Casimba, Ano 3, No. 3, Serie 2, La 
Habana. 

Gutierrez, D., 1994a. Los Estilos Pictograficos en Cuba. Reflexiones Metodologicas. Bol. 
Casimba, Ano 5, No. 6, Serie I, La Habana. 

Gutierrez, D., 1994b. Tipologfa y Analisis de Rasgos mediante Cluster nalysis en los 
Pictogramas Ornitomorfos del Arte Rupestre Cubano. Bol. Casimba, Ano 5. No. 6, Serie 
I, La Habana. 



Gutierrez, D.; Crespo, H., 1991. el Arte Rupestre de la Cueva de la Pluma, Cumbre Alta, 
Matanzas, Bol. Casimba, Ano 3, No. 3, Serie 2, La Habana. 

Harrington, M.R., 1935: Cuba antes de Colon. En Colec. De Libros Cubanos. Ed. 
Cultural S.A. La Habana. 

Herrera, R. (1968): Estudio de las Hachas Antillanas. ACC. Dpto. de Antropologfa. La 
Habana. 

Jaimez, E. et. al., 1991. Informe sobre los resultados generales de la expedicion 
KLARREN-1, Maisi, Guantanamo. Bol. Casimba, Ano 3, No. 3, Serie 2, La Habana. 

Jaimez, E.; Gutierrez, D., 1993. Nueva Clasificacion Genetica de las Cueva de Cuba. 
Tipologfa Geologo - Geomorfologfa con elementos de Regionalizacion. Bol. Casimba, 
Ano 4, No. 5, Serie 1, La Habana. 

Leroi - Gourhan, A., 1858. Repartition et grouement des animaux dans I'art parietal 
paleolithique. Bull Soc. Prehist. LV.Fasc. 9. Paris. 

Messmacher, M., 1981. El arte paleolftico en Mexico. Union Internacional de Ciencias 
Prehistoricas y Protohistoricas X Congreso, Comision XI Arte Paleolftico, Mexico, D.F. 

Meighan, C.W., 1978. Analisis del Arte Rupestre en Baja California Seven Rock Art in 
Baja California. Ballena Press, Socorro, Nuevo Mexico. 

Molerio, L., 1974. Esquema Geoespeleologico de las Regiones Carsicas de Cuba, escala 
1: 1000 000, (inedito) Inst. Nac. Rec. Hidraulicos. La Habana. 

Morales, O. et. al., 1952. La Expedicion Cientifica Cubana. Revista de Arqueologfa y 
Etnologfa, Epoca II, Ano VII, No. 15 - 16, Ed. Junta Nac. de Arqueologfa y Etnologfa, 
La Habana. 

Morban, F., 1970. Pintura Rupestre y Petroglifos en Santo Domingo. Col. Historia y 
Sociedad No. 4. Universidad Autonoma de Santo Domingo. Fac. de Humanidades. Santo 
Domingo. 

Morban, F., 1994. El Arte Rupestre de la Sierra de Bahoruco. Una vision universal. Ed. 
TALLER C. por A. Santo Domingo. 

Nunez, A., 1975. Cuba: Dibujos Rupestre. Ed Conjunta Ciencias Sociales e Ind. Grafica 
S.A. Lima. 

Nunez, A. (s/a). El Arte Rupestre Cubano y su comparacion con el de otras areas de 
America. Proyecto regional para el 5to Centenario UNESCO. La Habana. 



Nunez, A., 1997. El Arte Rupestre del Amazonas al Caribe: Bahamas. Rev. 
ESPELUNCA Ano 3, No. 2, Ed. Fundacion de la Naturaleza y el Hombre, La Habana. 

Ortiz, F., 1947. El Huracan su Mitologfa y sus Simbolos. Fondo de Cultura Economica. 
Mexico D.F. 

Pino, M., 1995. Actualizacion de fechados radiocarbonicos de sitios arqueologicos de 
Cuba hasta diciembre de 1993. Ed. Academia. La Habana. 

Robiou, S., 1992. Encuentro con la Mitologfa Taina. Ed. Punto y Coma, San Juan. 

Rouse, I., 1965. Caribbean Ceramics: A Study in Method and in Theory. De. Ceramic 
and Man, New York. 

Tabio, E., 1991. Proyecto para una nueva periodizacion cultural de la prehistoria de 
Cuba. En Arqueologfa de Cuba y de otras areas antillanas. Ed. Academia. La Habana. 

Veloz Magiolo, et. al., 1996. Los modos de vida Meillacoide. Ed. TALLER. Santo 
Domingo. 



Received: 18 September 2005 

Reviews completed: 13 October 2005 

Edited: 20 February 2006 

Published: 20 June 2006 



Autores/Authors 



Divaldo Gutierrez Calvache, Grupo Espeleologico Pedro A. Borras; Rasco Fernandez 
Ortega and Jose Gonzalez are Grupo Espeleologico Fernando Ortiz Sociedad 
Espeleologica de Cuba 

Citation 

Please cite this article as follows: 

Divaldo Gutierrez calvache, Rasco Fernandez Ortega and Jose Gonzalez Tendero. 
(2006). Estilo Patana: Propuesta Para un Nuevo Estilo Ideografico en el Extrmemo Mas 
Oriental de Cuba. KAC1KE: The Journal of Caribbean Amerindian History and 
Anthropology [On-line Journal]. Available at: 

http://kacikejournal.wordpress.com/calvache.html [Date of access: Day, Month, Year]. 

© 2006. Divaldo Gutierrez calvache, Rasco Fernandez Ortega and Jose Gonzalez 
Tendero. All rights reserved.